Las mujeres trabajadoras construyen su espacio en el gremialismo cordobés

Foto: Lmdiario Foto: Lmdiario

Rumbo al 8 de marzo, la Intersindical de Mujeres prepara varias actividades. La periodista Mónica Reviglio, analiza la situación laboral de la mujer en Córdoba.

Por Miguel Angel Perin

La Intersindical de Mujeres de Córdoba se formó hace una año, justamente en ocasión del 8 de marzo de 2017, cuando se invitó a participar de la asamblea general del colectivo “Ni Una Menos” a los gremios cordobeses. Esto permitió conocer a las referentes de los distintos gremios y surgió la idea de organizar la Intersindical.
Poco a poco se fueron sumando las asociaciones sindicales conformando un grupo significativo de gremios involucrados activamente en ese espacio.

El objetivo es trabajar desde adentro, para poder tener un lugar en el gremialismo, ya que el grado de compromiso de las mujeres es muy importante y su presencia en las manifestaciones es muy significativa pero, esto no se traduce en la intervención de las mujeres en los niveles de decisión dentro de los sindicatos.
La construcción puertas adentro de los sindicatos pasa por lograr que la participación femenina sea reconocida. Para ello, por ejemplo, en el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba, por mandato de los últimos congresos provinciales del gremio y a través de la modificación del estatuto de la organización se propone la creación de la Secretaría de Género.

La periodista de los Servicios de Radio y Televisión (SRT) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) Mónica Reviglio es la referente que encabezará esa dependencia en el gremio de Prensa. Reviglio considera que se está avanzando sin descanso, ampliando el número de gremios que forman parte de la Intersindical y aunque en algunos todavía no se visualiza la creación de una Secretaría de Género como en el Cispren, el camino está abriéndose.

“Las mujeres están, las mujeres trabajan. Somos prácticamente la mitad de los trabajadores y sin embargo no tenemos la representación en el lugar donde se toman decisiones”, advirtió Reviglio analizando el panorama gremial de Córdoba.

Peña y movilización
El 8 M se realizará un paro internacional, se marchará en todo el mundo. Esa fecha pasó de ser el Día de la Mujer tomado como un homenaje a veces superficial a ser la conmemoración de la mujer trabajadora que reclama por la igualdad en los derechos laborales

En Córdoba la primera actividad de cara a esa jornada será el 3 de marzo, cuando se realizará La Peña de la Mujer Trabajadora, en la sede del Cispren, a partir de las 21.

El miércoles 8 se llevará a cabo una movilización que está convocada para las 18, desde la intersección de avenida Colón y La Cañada hasta la ex plaza Vélez Sarsfield. Pero durante el día habrá otras actividades promovidas por la Intersindical de Mujeres, en las que cada sindicato va a tener su modalidad.

Lograr la participación activa de los gremios ya es toda una lucha para la Intersindical, ya que se debe ganar espacio dentro de las organizaciones y lograr el acompañamiento de las cúpulas dirigenciales. “Lo único que estamos pidiendo es igualdad, igualdad laboral, igualdad de oportunidades y además, tener en cuenta la reforma laboral”, recalcó la periodista.

Una reforma que excluye a la mujer
En Argentina se está discutiendo una reforma laboral lanzada por el gobierno nacional, pero hay una advertencia desde la representación de las mujeres trabajadoras. Las medidas en discusión no toman en consideración la situación laboral de la mujer, por lo que uno de los ejes de trabajo para este 8 M es poner en claro ante la sociedad esta situación. “No se ha contemplado ni ha habido diálogo con ninguna organización de mujeres. No estamos contempladas para nada con todos los problemas y desigualdades que tenemos para trabajar las mujeres. Por ejemplo, ni las empleadas de casas de familia fueron convocadas. Mucho de lo que se puede ver a simple vista del proyecto de reforma laboral ni nos contempla ni nos tiene en cuenta, nos discrimina totalmente”, puntualizó la trabajadora de Prensa.

La mujer en los medios cordobeses
Repasando la realidad de los medios locales, Reviglio señaló que costó mucho que en los SRT las mujeres hicieran duplas conduciendo los diversos programas. Eso también pasó en los otros noticieros. En la radio cordobesa la mayoría de los conductores son hombres, aunque existen algunas mujeres dirigiendo programas en las FM.

“Yo creo que sin dudas, la pelea que dimos durante mucho tiempo para ocupar un espacio en lo que queríamos hacer fue dando frutos. Hoy tenemos mujeres que son especialistas en determinados temas”, destacó, acotando que “hace falta que nos tengan en cuenta a las mujeres. También sabemos, somos especialistas en economía, en política, en género, en muchísimas cosas y también debemos ser consultadas pero, no ocurre siempre eso”.

Otra de las cuestiones que preocupa a la referente sindical es que, sobre todo en radio y televisión, las mujeres son consideradas especialmente para ser productoras, haciendo todo para que después el hombre sea el conductor de los programas. “Han pasado los años y las productoras siguen siendo las más invisibilizadas de todas las trabajadoras de prensa. Es muy duro para estas chicas pensar que no tienen techo pero terminan diciendo: hasta acá llegué, no puedo hacer otra cosa”, lamentó.

“Y en lo referido a los cargos de dirección, ahí sí ya no estamos, ahí directamente faltamos. Estamos necesitando jefas y jefes de noticieros, jefas y jefes de producción. En los diarios también, jefas y jefes de redacción, estamos necesitando participar en esos puestos donde absolutamente podamos integrar el género”, insistió.

El tratamiento de la información sobre cuestiones de género
Reflexionando sobre la forma en que los medios de comunicación están abordando las cuestiones de género, Reviglio señaló: “Ha ido cambiando gracias al trabajo arduo y personal de las integrantes de la Red PAR (Periodistas de Argentina en Red por una Comunicación no Sexista), que durante mucho tiempo hicieron un intenso tratamiento de la información periodística con visión de género, y que luego pudieron incorporar a la Ley de Medios.

“Fue un trabajo prácticamente persona a persona que todavía cuesta”, advirtió Reviglio, agregando que aún subsiste la idea de calificar como “crimen pasional” a los femicidios y subyace en el desarrollo de la información el concepto de que la mujer es responsable de lo que le pasó.
“Yo creo que son culturas que han ido cambiando, que se van fortaleciendo porque vamos creciendo. Nosotros desde el gremio tenemos que formar, porque es parte de la preparación de los trabajadores y de los futuros profesionales que la Universidad está haciendo también”, indicó.

“Necesitamos que todas las universidades trabajen lo que es la comunicación no sexista, no solamente en el periodismo sino también en la publicidad. Eso es muy importante porque es donde hay un mayor tratamiento sexista y patriarcal. Hay que trabajar, hay que llenar espacios sin asustar a nadie llegando a todos los espacios”, resaltó.

Igualdad de oportunidades asexuada
Por su trayectoria y compromiso, Reviglio es una voz autorizada para analizar el comportamiento de los medios de comunicación y la sociedad cordobesa.

Quien fuera una de las primeras cronistas en la calle siente que la gente nunca puso reparos a su tarea. “Hoy están acostumbrados a vernos pero no en ese entonces. Yo creo que la gente se aggiornó tranquilamente, por ahí no dentro de los medios y no en la pantalla, pero en la calle no tuve ningún problema”, puntualizó. .

“En las empresas tienen que ir dándose cuenta que la igualdad de oportunidades tiene que ser asexuada, tiene que ser para todos y todas por igual, que depende únicamente de la capacidad. Que no tengan miedo los medios de comunicación de poner a mujeres en cargos directivos porque se ha probado las mujeres en cargos directivos funcionan. Entonces si hay una persona que tiene la misma capacidad, no dejemos que la mejor capacidad quede afuera, sino que quede adentro por el bien de la empresa”, remarcó.

La construcción de la sociedad
“Traté de abrir puertas y cuando me cerraban una abría cuatro, porque normalmente me decían: te salió genial pero sos mujer. Nunca me gustó que me dijeran que no podía hacer algo por ser mujer”, enfatizó, recordando cómo se dio su recorrido laboral.

“En la palabra de los comunicadores sociales está el cambio. La construcción de la sociedad se hace a través de los medios de comunicación. Si nosotros lo hablamos, lo decimos y lo construimos correctamente, evidentemente vamos a ser factor de cambio en esto de la violencia hacia la mujer. Lo vamos a ser y lo estamos siendo, por más que muchos no se den cuenta. Lo estamos siendo y yo estoy muy orgullosa de eso”, concluyó.

Fuente: Lmdiario

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba