Odebrecht asegura que pagará las deudas con lo que le debe la Provincia de Córdoba

Foto: lavoz Foto: lavoz

La empresa constructora brasileña Norberto Odebrecht aseguró que los fondos que “faltan recibir del gobierno” de Juan Schiaretti “alcanzan para pagar a los subcontratistas y concluir la obra” de los gasoductos troncales, mientras que calificó como “raras” las denuncias de algunos proveedores locales por falta de pagos.

“El mensaje importante es: lo que falta recibir del Gobierno alcanza para pagar a los subcontratistas y concluir la obra”, sentenció Paulo Levita, vicepresidente de la filial argentina de Odebrecht, ante la consulta de La Voz. Sin embargo, evitó hablar de montos.

El representante local de la compañía brasileña aseguró que las conversaciones entre la empresa y la Provincia “caminan bastante bien”.

No hay retrasos en los pagos, pero, obviamente, que cuando estás en un contrato hay puntos que son grises. O sea, que construiste algunos kilómetros de más de los que estaban previstos y eso necesita una documentación y una comprobación” para recibir los pagos correspondientes, amplió Levita para explicar la situación actual con el Gobierno provincial.

Restricción brasileña

El ejecutivo señaló, además, que la reestructuración interna y los controles a los que está sometida la constructora luego del escándalo de corrupción que se desató en 2016 (en el marco del cual se investigan pagos por U$S 35 millones en la argentina) impiden que la compañía disponga del envío de recursos de la central brasileña para completar los trabajos locales.

“Como nosotros estamos en un proceso de reestructuración de empresa, no tenemos cómo traer plata de Brasil y tenemos que operar con la plata de la obra. Eso nos demora un poco”, planteó en alusión a los trabajos internos de transparencia de buenas prácticas empresariales para dejar atrás los hechos de corrupción que apuntalaron en Brasil la megacausa judicial conocida como Lava Jato, por la que están presos Marcelo Odebrecht, el dueño de la multinacional, y, por derivaciones, hasta el expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva, entre otros.

Actualmente, la construcción de los seis sistemas de gasoductos a lo largo de 114 kilómetros en Córdoba es la mayor obra de Odebrecht en el país y se acordó por un contrato de 2.232 millones de pesos. Según informó la firma recientemente, ya completó el 98 por ciento del proyecto.

El otro trabajo grande que tiene en el país se desarrolla en el ámbito privado y consiste en la instalación de una central termoeléctrica en Rosario, para el Grupo Albanesi SA.

Disputa con proveedores

El número dos de la multinacional brasileña salió al cruce de las denuncias que realizaron algunos de los proveedores de Córdoba por presuntas deudas, que ascenderían a 400 millones de pesos, y hasta consideró que algunos de esos planteos resultaron “raros”.

Incluso el ejecutivo compartió con La Voz documentación en la que se observan registros de transferencias bancarias mensuales hacia la cuenta de uno de los comerciantes de Traslasierra que impulsa los reclamos. “Una imagen vale más que mil palabras”, dijo, y mostró el detalle de los movimientos de fondos hasta el 31 de octubre, aunque prefirió no dar mayores precisiones.

“Tratamos con los proveedores siempre, nunca desaparecimos. La oficina sigue en Córdoba. Específicamente de los dos proveedores que hablaron, de la minera (por San Pedro SRL, que le reclama $11 millones), que pidió un embargo que hasta la fecha no nos llegó, y de la señora del hotel, ellos están negociando en la mesa con nosotros”, aseguró.

Y hasta puntualizó: “No entiendo por qué la señora del hotel dijo que nunca le pagamos y no la recibíamos. Lo que dice la señora, que desaparecimos, es raro”.

Levita se refirió así a Fátima Ponce, dueña del hotel Montpellier, en Villa de Soto, quien a mediados de agosto salió a denunciar que Odebrecht le debía “un millón y medio de pesos”.

La empresa dio su versión sobre las denuncias por coimas en Córdoba

El vicepresidente de Odebrecht en la Argentina, Paulo Levita, consideró que es “inverosímil” atribuirle al pago de coimas a la compañía brasileña por las idas y vueltas que hubo en el proceso de licitación para construir los gasoductos troncales en Córdoba.

“Me parece muy inverosímil esa teoría de que sería posible que en 2008 una empresa gane un contrato, se caiga en la licitación y que pague un soborno para ganar un contrato en 2016”, planteó ante este medio el segundo de la empresa en el país.

Odebrecht compró en 2008 los pliegos para participar en la primera licitación para construir los gasoductos troncales en Córdoba, pero finalmente se bajó del proceso y los trabajos quedaron en manos de la UTE integrada por Andrade Gutiérrez, Iecsa y Britos SA.

“Es regular que la empresa compre los pliegos, justamente porque tenemos una fuerza muy grande” para llevar adelante los proyectos, explicó Levita, pero agregó: “De ahí a participar o no depende de una decisión sobre un análisis del estado de situación y en ese momento tomamos la decisión de no participar”.

Sin embargo, ninguna de las tres constructoras pudo avanzar porque el gobierno nacional de la entonces presidenta Cristina Fernández no autorizó a la provincia, conducida en aquel momento por el fallecido José Manuel de la Sota, a tomar crédito externo.

Ya en 2016, Odebrecht ganó la licitación durante la administración de Juan Schiaretti.

La situación llevó a legisladores opositores a presentar una denuncia en la que advirtieron por los presuntos vínculos entre Andrade Gutiérrez y Odebrecht.

Fuente: La Voz

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba