Futuro de Pretto en PRO, seguido de cerca por PJ

Foto: El diario del centro del País Foto: El diario del centro del País

El bajo perfil del diputado macrista en la vida interna del espacio llama la atención a los peronistas. Continúa vigente el plan de engorde de las bases de Unión por Córdoba.

Por Yanina Passero

PrettoEl diputado nacional Javier Pretto es el presidente del PRO Córdoba en uso de licencia. El reflejo de las actas partidarias queda refutado por la realidad: el legislador villamariense, Darío Capitani, debía tomar la posta mientras su compañero de fórmula prestaba servicios en la estructura nacional del partido, bajo las órdenes del misionero Humberto Schiavoni y nueva espada política del Presidente en la Cámara de Senadores de la Nación.
Después del acto de fin de año del macrismo, el pasado sábado 16 de diciembre, quedó pulverizada la ilusión de ex intendente de La Carlota con retomar el control de la filial amarilla. Quien ocupaba el segundo renglón en la única lista que evitó la bochornosa interna PRO de 2016, ostenta facultades plenas para liderar la escudería del presidente Mauricio Macri en el distrito electoral que le garantizó su mayor aspiración política.
Capitani fue legitimado por las distintas facciones del sello como el “conductor”. Será el dirigente que tendrá la misión de coser las heridas propias del meteórico crecimiento del espacio, como socio mayoritario de Cambiemos. Se mostró proactivo e interesado en resolver reclamos cajoneados, en especial de sus conmilitones del interior.
El lanzamiento de Capitani significó un paso hacia atrás en la búsqueda de los objetivos de Pretto. Incluso, desde su círculo de dirigentes afines aseguran que su misión en el PRO Nacional no ha finalizado, que será un año intenso en la Cámara de Diputados, etcétera, etcétera. Periplos explicativos para matizar la desazón que les genera el evidente segundo plano que hoy tiene uno de los fundadores del macrismo cordobés.
En el frente interno, no fue inocua la salida salomónica que tomó Schiavoni y superiores para salvar la interna entre el dirigente político que comandó la Ucedé y el ex árbitro internacional, Héctor “La Coneja” Baldassi. Generó movimientos sutiles que terminaron con el despegue de Capitani, como se mencionó; la baja de la belicosidad del árbitro, quien bregó por la unidad en una carta leída en el plenario del partido; y la profundización de los juegos individuales de los pioneros del PRO, no sólo del “famoso”, también de “pesos pesados” como la senadora Laura Rodríguez Machado o la legisladora Soher El Sukaria, quien intentó limar asperezas con Baldassi, café de por medio.
No son los únicos, la lista continúa con el ahora diputado Gabriel Frizza o el mismo presidente del PRO de cuyo entorno no niegan que apuesta a instalarse para competir por la tutela de la Municipalidad de su ciudad natal.
Lo cierto es que la zona gris en la que se encuentra hoy Pretto es seguida con atención por influyentes funcionarios en el Panal. Al punto que hay quienes aseguran que ya fueron instruidos los operadores del gobernador Juan Schiaretti para que recuerden a quien fuera legislador por Unión por Córdoba e intendente por ese espacio que puede volver, si le place.
La presunta oferta no sorprendería porque, después de las elecciones legislativas, el peronismo cordobés resolvió abrir el diálogo con miembros de tradicionales desprendimientos del Justicialismo como el kirchnerismo y el olguismo. Por caso, Soledad Ferraro y Marcos Amante de La Jauretche, agrupación liderada por Martín Fresneda; el yerno de Olga Riutort, Miguel Siciliano; y el octavo candidato de la lista que lideró Pablo Carro, Sergio Flores.
El acercamiento de Alejandra Vigo con la familia Saillen (Surrbac) fue un capítulo más del operativo de engorde de bases y cómo olvidar el escrache público de la esposa del Gobernador a la camporistas Gabriela Estévez, en plena sesión de tratamiento de la reforma previsional, donde quedaron expuestas las conversaciones –que debían quedar en privado- de ambas dirigentes.
Cierto es que Pretto se muestra más amarillo que nunca, pese a los sinsabores que un hombre de la política sabe digerir. La invitación servirá para levantar su cotización y alimentar la comidilla interna del partido, que debe pasar un verano que sólo promete descafeinadas giras festivaleras.

Fuente: El alfil

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba