Con Pacto, Schiaretti despeja sombra financiera y allana el ‘18

Foto: elintransigente Foto: elintransigente

El gobernador asegura que la adhesión de Córdoba al Consenso Fiscal garantiza el ambicioso plan de obras e infraestructura para la provincia.

Por Yanina Soria

Lentamente el peronismo cordobés intenta dejar atrás la zona de turbulencia que transitó tras la aprobación de la reforma previsional en el Congreso y busca estabilizar la nave para arrancar el año que entra en orden.

Aunque el malestar en el subsuelo del PJ persiste y los pases de factura están a la orden del día, en la cúpula la orden impartida a legisladores, funcionarios, intendentes y jefes comunales es mirar hacia adelante y repetir las bondades que representa para Córdoba, el acuerdo suscrito con Mauricio Macri.

En el Panal están convencidos que el costo político que dejó el respaldo a la polémica ley, es reparable y que encuentra razón en los beneficios económicos del Consenso Fiscal para el suelo mediterráneo.

Por eso, fue el mismo gobernador Juan Schiaretti quien la semana pasada reunió a los suyos para despedir el año y aprovechó el encuentro para bajar ese mensaje político.

El mandatario provincial quiso que cada funcionario y dirigente con responsabilidad política en su Gobierno supiera de su boca porqué Córdoba adhirió al nuevo Pacto y que, en la evaluación de daños, el acompañamiento de sus diputados a la polémica reforma era el mal menor.

Destacó que en el acuerdo entre la Nación y 23 provincias argentinas, está contemplado el financiamiento automático de las cajas de jubilaciones no transferidas y que, de esa manera, Córdoba se garantiza “que los jubilados provinciales sean los mejores pagos”.

Por otro lado, Schiaretti dijo que Unión por Córdoba está cumpliendo todo lo que prometió en campaña y que los marcos del acuerdo de gobernabilidad incluyen, entre otros puntos solicitados por la Provincia, dos aspectos fundamentales. En primer lugar, que la restitución del Fondo del Conurbano no surge de los fondos de otras provincias, sino que se hace cargo la Nación. En segundo término, que a fines del 2019 se terminan los subsidios que hoy tienen Capital Federal y el conurbano bonaerense.

Camino pavimentado

En el horizonte cercano, la etiqueta que gobierna Córdoba desde hace casi dos décadas buscará retener el poderío provincial. Schiaretti es hoy la principal espada para hacerlo en el `19 y su gestión, la principal carta de presentación para renovar el contrato con los cordobeses.

Con el 65 por ciento de imagen positiva, Schiaretti busca pavimentar su candidatura mediante un ambicioso plan de obras e infraestructura. Algunas en ejecución otras a iniciarse en breve, pero las más relevantes todas con fecha de corte de cinta en el último año de su función.

El mandatario dijo en varias oportunidades que, aún no enviando lo comprometido la Nación, Córdoba tiene espalda para cumplir con lo prometido y se jacta de poder cumplir los principales compromisos con recursos propios.

Sin embargo, la lealtad política que el cordobés demostró tener con Macri cuando muchos de sus pares no cumplieron con su parte del trato, tendrá su recompensa. En lo político, después del primer intento fallido de sanción de la ley, Schiaretti refrendó el destacado lugar que ocupa en la lista de de gobernadores “fiables” que manejan en Balcarce 50.

Frente a los suyos, el jefe del PJ cordobés dijo que el Pacto despejó los nubarrones financieros que podían asomar en el horizonte del 2018 y que con los recursos seguros “está garantizado el camino del progreso en la provincia de Córdoba”. En términos electorales, en el plan de UPC, eso debe traducirse en la posibilidad certera de galvanizar la continuidad del oficialismo y llevar al justicialismo a cumplir su sexto periodo consecutivo.

Fuente: El Alfil

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba