Cambios en gabinete, gesto de Schiaretti por la unidad

Foto: lavoz Foto: lavoz

El lunes se develarían los cambios y enroques previstos por el Gobernador para oxigenar el segundo y último tramo de su gestión. El sueño de la unidad es el paraguas bajo el cual esas modificaciones contendrían a todas las expresiones del peronismo cordobés.

Iniciado el camino rumbo al 2019, en el PJ asoma una primera certeza: la necesidad de abrir el juego y de que Unión por Córdoba (UPC) se convierta en la síntesisde otras expresiones del peronismo que hoy se mueven por fuera de la estructura oficial.

Dentro de dos años UPC cumplirá dos décadas ininterrumpidas al frente del Gobierno y el desgaste de la marca comienza a pesar. Es que más allá de la (auto) convicciónque busca contagiar la conducción partidaria respecto a que es posible retener el poder en los próximos comicios, el justicialismotiene muy en claro que el sendero asoma sinuoso.

Aquel ensayo de alianza con Mauricio Macri a la cabeza que en 2015 dio el batacazo en Córdoba y que hace un mes ratificó su liderazgo indiscutido en las urnas, es hoy un monstruo amarillo que amenaza con teñir de ese color lo que se proponga. Y la gobernación de la provincia mediterránea, figura entre los objetivosfijos de Cambiemos.

Por eso, después de la demostración de fuerza electoral de los aliados, el peronismo cordobés decidió recoger el guante, no dio lugar al duelo y comenzó a trabajar en su reconfiguración interna. Hacia afuera, Juan Schiaretti mantendrá la receta que tan bien le funcionó en años anteriores: mostrarse como un buen administrador y recostarse en la gestión provincial. Las obras serán la carta de presentación con la que el peronismo buscará reconquistar al electorado en el ´19.

El capítulo más novedoso, quizá, es el que se abrehacia adentro de las filas del justicialismo. El gran sueño de la unidad es el paraguas bajo el cual el PJ ya comenzó a reclutar nuevos dirigentes y militantes. Siempre, siempre pensando en el rédito electoral que pueda dejar cada acción.

Schiaretti quiere contar entre su escudería con todas las expresiones y vertientes del peronismo que hoy estén dando vueltas y jugando por fuera de la estructura partidaria. El planteo imaginado sería Cambiemos de un lado, y del otro un PJ robustecido. Para ello, la hoja de pasesya esta abierta y el oficialismo se muestra dispuesto a negociar fuerte.

La primera canasta en la que bucearones en la del kirchnerismo local. El gobernador dibuja un escenario a futuro con una Cristina Fernández de Kirchner debilitada políticamente y, por ende, presagia orfandad para las tribus K cordobesas;un terreno propicio para salir a cazar.

Lo cierto es que mientras ese plan ya comenzó a rodar, el PJ debe en simultáneo atender las demandas de su dirigencia. La posibilidad del fin de ciclo inquieta a las bases; la incorporación de dirigentes de “afuera” y su acenso interno, molesta; y el papel desdibujado en el que quedó el delasotismo, azuza la interna siempre presente.

Contener a la tropa propia será uno de los principales desafíos para Schiaretti en su rol de conductor el PJ hoy. Sobre todo, cuando su socio, el ex gobernador José Manuel de la Sota, parece estar más focalizado en el corte y confección que en el armado político interno.

Cambios

El lunes próximo asoma como el día “D”. El día en el que la dirigencia conocerá los cambios y enroques de gabinete que aplicará el mandatario para “oxigenar” el segundo y último tramo de su gobierno.

Si bien nadie espera un golpe de efecto al estilo de Juan Manuel Urtubey en Salta cambiando casi por completo su equipo, dentro del PJ siguen atentos la próxima movida de fichas.

Muchos interpretan que los nombres de quienes asuman sobre todo en las segundas y terceras líneas serán señales de hacia dónde irá el PJ y como se reestructurará. Nadie quiere quedar afuera y todos se asumen merecedores de un reconocimiento (leáse, un cargo) por el trabajo realizadodurante la campaña.

La posibilidad de que algunos de los K recientemente arrimados ocupen algunos de esos lugares, provocó un prematuro malestar interno.

No obstante, todo indica que los cambios serán la primera señal de Schiaretti frente al proceso de apertura de UPC, por lo que se espera que esas modificaciones contengan a todo el peronismo. De hecho, suenan -por ejemplo- para distintos lugares, el delasotista Daniel Passerini; la legisladora ex K Nora Bedano; el ex olguista Miguel Siciliano; el ex candidato K Sergio Flores; el diputado Andrés Guzmán, entre otros.

Sin dudas, que esta primera prueba de amor en nombre de la unidad que ponderaría a kirchneristas y delasotistas, provocará malestar entre los “leales” al schiarettismo quienes ya dieron acabadas muestras de que no digieren del todo la idea.

Fuente: Diario Alfil

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba