Peronistas preservarán sello Unión por Córdoba en Diputados

Foto: cadena 3 Foto: cadena 3

El PJ local quiere resguardar la identidad de Unión por Córdoba dentro del nuevo bloque federal justicialista que se engendra en el Congreso. Allí convivirán dos delasotistas y tres schiarettistas.

Con la asunción de los flamantes diputados electos el próximo 10 de diciembre el tablero parlamentario nacional comienza a reconfigurarse. El oficialismo que inicia su segundo y último tramo de gestión con el envión que le dieron las urnas el pasado 22 de octubre, estará de todos modos obligado a tejer acuerdos con otros sectores a la hora de materializar muchos de sus proyectos.

Es que pese al incontrastable triunfo de la ola amarilla en casi todo el territorio nacional, Cambiemos no contará con mayoría en ninguna de las dos cámaras por lo que la búsqueda de consensos se impondrá como regla y no excepción, así repiten desde el espacio aliancista.

En ese mapa, cotizará en alza la buena relación que la Nación pueda mantener con las provincias y su correlato dentro del ámbito legislativo; en la Rosada ya cuentan como primera victoria el pacto fiscal suscripto por todos los gobernadores, a excepción de San Luis, la semana pasada en Buenos Aires.

Con esa primera prueba de amor superada entre el poder central y el resto de las jurisdicciones, el macrismo se entusiasma con la idea de alcanzar sin grandes sobre saltos los consensos necesarios para darle luz verde a sus ambiciosas pretensiones. Es allí, en el juego de necesidades mutuas que se abre, que el peronismo nacional busca consolidarse como principal eje opositor.

La construcción de un bloque legislativo en el que puedan confluir las distintas expresiones del justicialismo sin el cristinismo, es el primer desafío y funcionará, seguramente, como antesala a la discusión interna que sigue para renovar el partido nacional.

El gran bloque federal que el PJ sueña, será un nuevo polo de poder desde donde jugará la Liga de Gobernadores. En ese nuevo esquema de posicionamientos, Córdoba ocupa un rol importante con Juan Schiaretti a la cabeza. Más allá de haber perdido en su distrito en los últimos comicios, el cordobés hace valer su mote de experimentado administrador de la una de las provincias más grandes y su llegada al presidente Mauricio Macri.

En sus planes, Schiaretti quiere que Unión por Córdoba tenga un papel protagónico en la reconfiguración del PJ nacional y para ello se servirá del espacio que representará al PJ local en el Congreso.

Desde diciembre, el justicialismo cordobés contará con cinco legisladores nacionales en la Cámara Baja: los schiarettistas Martín Llaryora, Alejandra Vigo y Paulo Cassinero, y los dos delasotistas, Juan Brügge y Adriana Nazario.

Más allá de las diferencias entre las corrientes internas que responden a los dos caciques del peronismo cordobés –que se acrecentaron durante la campaña legislativa- entre los diputados peronistas hay una primera certeza: preservar la identidad de Unión por Córdoba dentro del bloque federal que se construye. Con un José Manuel de la Sota corrido, al menos públicamente, de la escena política, no hay margen para que sus alfiles parlamentarios se autoexcluyan de la estrategia política del schiarettismo en el Congreso. Por lo que, a priori, no peligra la unidad de los cinco representantes peronistas, más allá de los claros matices que existen.

Ni Nazario, ni Brügge observan como conflictiva la conformación de una gran expresión parlamentaria justicialista que contenga a UPC porque, en los hechos, las jugadas en tándem con otros sectores del peronismo ya se dan en la Cámara.

No obstante, la idea del schiarettismo es que los legisladores nacionales mantengan un perfil alto y protagónico y evitar así que UPC quede desdibujado y cooptado por la nueva representación legislativa del PJ.

Fuente: Diario Alfil

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba