¿Acefalía en el Mercosur? Venezuela asumió la presidencia pero lo rechazan los otros miembros plenos

Foto : politicargentina Foto : politicargentina
En el bloque regional hay un nuevo capítulo de la crisis, luego de que el país que encabeza Nicolás Maduro asumiera pro témpore al frente del ente a partir de la rotación por orden alfabético. Paraguay anunció que no reconoce la asunción de Caracas, Brasil hizo cuestionamientos, y Argentina se sumaría a estas posturas. Cuestionan la falta de consenso y el incumplimiento de acuerdos.
 
Luego de que Uruguay diera por terminado su período al frente del bloque sin oficializar el traspaso a nadie, el gobierno venezolano asumió el viernes la presidencia pro témpore del Mercosur y a partir de allí se disparó la polémica y una situación de acefalía que no tiene precedentes.
 
Paraguay fue el primero de los países en hacer pública y oficial su oposición y en sostener que no reconocía la decisión "unilateral” de Venezuela. En este sentido, denunció que la acción denotaba "falta de institucionalidad".
 
"Paraguay no acepta esta auto proclamación por parte de Venezuela en el ejercicio de la presidencia pro tempore del Mercosur", afirmó el ministro de Relacioes Exteriores paraguayo, Eladio Loizaga, en una rueda de prensa en el Palacio de Gobierno en Asunción.
 
El canciller definió a la situación como "de facto" e indicó que "el Paraguay lo ha manifestado y ratifica que no reconoce, no se da por notificado con respecto a esta presidencia de Venezuela".
 
El viernes Uruguay señaló que su gestión en la presidencia rotativa del Mercosur había terminado, sin anunciar el traspaso del puesto a ninguno de los socios del bloque, de acuerdo con un comunicado de su cancillería. “Habiendo vencido el período de seis meses” consagrado en la normativa, Montevideo “ha finalizado su presidencia pro témpore”, aseveró el texto de cancillería.
 
La respuesta de Caracas no se hizo esperar: "La República Bolivariana de Venezuela asumirá con beneplácito el ejercicio de la Presidencia Pro Tempore del Mercosur, con fundamento en el artículo 12 del tratado de Asunción y en correspondencia con el artículo 5 del Protocolo Ouro Preto”.
 
Loizaga criticó a Uruguay porque "dejó la pelota saltando" y aseguró que entre Asunción, "Argentina y Brasil" están "agarrando esa pelota".
 
"Vamos a tener una reunión posiblemente esta semana entre los coordinadores para ir viendo las alternativas que se van a presentar", expresó el canciller paraguayo sin profundizar. Luego explicó el protocolo de Ouro Preto señala el método para el ejercicio de la presidencia respetando la rotación por orden alfabético de los países, pero eso se perfecciona en la reunión de cancilleres, con presencia de jefes de Estado, es decir en una "Cumbre del Mercosur".
 
Asimismo, especificó que "hace 25 años el Mercosur tiene por costumbre este procedimiento" y añadió otro fuerte cuestionamiento al Gobierno de Nicolás Maduro al mencionar que "tiene compromisos en mora" como el retraso en el cumplimiento de normas que debe incorporar a su sistema legal interno, entre ellos el protocolo en materia de derechos humanos.
 
Un acto de traspaso ya se había previsto para finales de junio, debido a que los tratados internos establecían que le tocaba el turno a Venezuela, pero se pospuso ante la oposición de algunos países miembros de la alianza.
 
El segundo disparo a la gobernabilidad del Mercosur vino de Brasil. El presidente interino, Michel Temer, señaló que Venezuela debe cumplir con el proceso de adaptación que inició en 2012, cuando fue aceptado como miembro pleno, antes de aceptar el mandato del ente regional.
 
En una rueda de prensa desde Brasilia, Temer fue más cauto que Paraguay, pero acompañó los argumentos. Aclaró que "Brasil no está exactamente oponiéndose a que se transfiera la presidencia a Venezuela", pero "está ponderando que, para ser parte integral tiene que cumplir requisitos pactados hace cuatro años que aún no ha cumplido".
 
El tercer actor fuerte que podría terminar de acentuar la acefalía del Mercosur es Argentina. ¿Cuál será su posición? Según Clarín, el gobierno nacional se sumaría al rechazo a que Venezuela encabece el organismo regional. “Nuestra evaluación es que no hay traspaso automático”, evaluó un funcionario de la Cancillería a través de ese diario, y agregó que “las decisiones regionales se toman por consenso y no de manera unilateral”. Además, según el matutino también adhirió a los argumentos formales mencionados por Paraguay y Brasil acerca de los protocolos y acuerdos que el gobierno de Maduro tendría incumplidos.
 
Lo cierto es que la canciller argentina, Susana Malcorra, se pronunció a favor del diálogo como la mejor salida a la crisis legal, sin condenar pero tampoco apoyar a Venezuela en cuanto a sus posturas dentro del bloque. Sin embargo, el presidente Mauricio Macri fue mucho más duro en sus críticas al palacio de Miraflores. En una entrevista al diario El Comercio durante su visita a Perú para la asunción de Pedro Pablo Kuczynski, el mandatario argentino atacó con dureza la situación de los derechos humanos en Venezuela. “Lo que allí sucede es inaceptable. Es la violación absoluta de los derechos humanos. Hay presos políticos, existe desabastecimiento, eso es algo con lo que no se puede convivir", embistió Macri desde Lima.
 
Bolivia, por su parte, que tiene en trámite su ingreso como miembro pleno, fue el único en acompañar a Maduro. “Otro ataque a la integración económica por instrumentos del sistema capitalista. Saludamos Presidencia Pro témpore venezolana del Mercosur”, firmó el presidente Evo Morales a través de Twitter.
Fuente: politicargentina

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba